<<<
A >>>

274. ERA RODOLFO, EL RENO

Era Rodolfo un reno, que tenía
la nariz, roja como la grana, y
de un brillo singular. Todos sus
compañeros, se reían sin parar,
y nuestro buen amigo, no paraba
de llorar.

Pero Navidad, llego, Santa
Claus bajo, y a Rodolfo lo
eligió, por su singular nariz.
Tirando del trineo , fue
Rodolfo sensación, y desde
aquel momento, toda burla
se acabó.